Ir al contenido principal

Entidades Jurídicas

Sociedad en Comandita Simple (SCS)

Redactor: Duma Cristian-Gabriel

Capítulo 1: Formación y Estructura de Capital

  • Formación: Crear un SCS se hace a través de el acta constitutiva El acta constitutiva es un documento legal fundamental que establece la identidad, estructura y propósito de la empresa, incluyendo detalles como el nombre de la empresa, la oficina registrada, los objetivos comerciales y la estructura de capital.
    • La forma, el nombre y el domicilio de la sociedad.
    • Los objetivos de la empresa.
      El capital social.
    • Detalles de identificación de los asociados (DNI o Pasaporte).
      Los socios que representen y administren la sociedad o los administradores no socios, sus datos de identificación y las facultades que cada uno ejercerá conjunta o separadamente.
    • La parte de cada socio en las ganancias y pérdidas.
    • Los lugares.
    • La duración de la compañía.
    • El método de disolución y liquidación de la empresa.
  • Requisitos de capital: no hay ninguna ley actual que establezca un capital mínimo para crear una SCS.

Capítulo 2: Estructura

  • El SCS está compuesto por:
    • Socios comanditarios:
      • Pueden comprometerse a realizar aportes de trabajo como parte de su inversión social, pero estos no pueden ser considerados como aportes a la formación o aumento del capital social de la empresa.
      • responsabilidad ilimitada y mancomunada por las obligaciones de la empresa.
      • Ellos también pueden servir como gerente y son responsables de la administración y gestión de la empresa.
      • Tienen derecho a que sus nombres se incluyan en el nombre de la empresa.
    • Socios comanditarios: sólo son responsables hasta el monto de su capital invertido en la empresa. Estos socios pueden ser personas físicas o jurídicas.
      • Ellos no tienen el derecho para que sus nombres aparezcan en el nombre de la empresa.
      • No tienen derecho a realizar actos administrativos dentro de la empresa.
    • Toma de decisiones: en una sociedad en comandita simple, no hay una asamblea general formalizada de socios. En su lugar, tanto los socios comanditarios como los generales deliberan y toman decisiones sobre los asuntos clave de la empresa.

Capítulo 3: Registros Obligatorios

  • Registro de control único - adquirido de la Administración Financiera a la que pertenece la Compañía.
  • Registro de Antecedentes Fiscales (En caso de que la empresa sea contribuyente del impuesto sobre las ganancias) - adquirido de la Administración Financiera a la que pertenece la empresa.
  • Registro de empleados (REVISAL) – si la empresa tiene empleados. Este registro se realiza en formato electrónico, y el nombre de usuario y la contraseña se obtienen de la Inspección de Trabajo Territorial (ITM) del condado donde se encuentra la sede social de la empresa.

Capítulo 4: Disolución y Liquidación

  • Disolución: Las causas generales de disolución están especificadas en la ley 31/1990, en los artículos 222 y 232, junto con las causas especiales listadas en el artículo 224 de la misma ley.
    • Las causas especiales de disolución incluyen: quiebra, incapacidad, exclusión, retiro, o muerte del único socio general o el único socio limitado.
    • Nota: la sociedad no se disuelve si los estatutos contienen una cláusula de continuidad con los herederos, o si el socio restante decide continuar la existencia de la sociedad como una empresa individual con responsabilidad limitada.
  • Liquidación: Las normas generales aplicables a todo tipo de sociedades se aplican plenamente en el caso de SCS.

Conclusión: Sociedad de Responsabilidad Limitada

  • La Sociedad en Comandita Simple ofrece una combinación única de flexibilidad y estructura, ideal para diversas inversiones y enfoques de gestión. Su formación es simplificada, sin requisitos de capital mínimo, mientras que el acto constitutivo define claramente los objetivos y la estructura de la empresa. Los roles de socios generales y limitados equilibran la protección de responsabilidad con la participación operativa, adecuándose a varios estilos de gestión. Los procesos de toma de decisiones informales de la SCS en configuraciones más pequeñas fomentan la gobernanza directa. Los registros obligatorios garantizan el cumplimiento legal y la transparencia. Finalmente, los procedimientos de disolución y liquidación estructurados proporcionan un plan claro de fin de vida para la empresa, convirtiendo a la SCS en una opción atractiva para los empresarios e inversores que buscan una entidad comercial equilibrada y legalmente sólida.